VISIONA, SEMINARIOS UIMP y YO.



Cuando una llega a casa tras un seminario como el de VISIONA, de tanta intensidad no ya por el horario y los días, que también, sino por el vasto abanico de ponencias y comunicaciones compartidas. Necesita unos días para ordenar, asentar y digerir.

Tan inmensa la información que se vuelca como el punto de vista de exponentes. Para mal o para bien, en diferencia o coincidencia, se genera un flujo de revisiones y afirmaciones que permiten crecer.

Más en mi caso que no he sido, ni soy mucho, ratita de biblioteca. Mi conocimiento no es profundo en autores, publicaciones, títulos… Traigo una lista inmensa de ignorancias.

En otros foros aflora fluidamente la sensación de: -Este no es mi sitio. En VISIONA no tanto. He repetido tres de sus cincos años celebrados. Y no, no soy de hacerme sufrir. Muy de agradecer que así sea. Comprensible si repasamos la diversidad y amplitud de nombres que por los seminarios han pasado durante estos cinco años. Miradlo. Brutal. 


Como no decir que me siento satisfecha (o algo más) de ser una de las comunicantes en su recorrido. Más con regresar este año con Carmam impreso bajo el brazo.

Este año especialmente extraigo de lo vivido la rotundidad de saber que el pensamiento, como el mirar, es un sentimiento más.

Gracias a quienes lo han hecho posible. Organizadores y participantes en todos sus órdenes. Nuevamente Huesca se ha grabado en mi.

Salud

Pd: En la foto, de izq a drch y detrás, Juan José Lahuerta, Pedro Vincente, Manuel Cruz, Marta Sanz, Víctor del Río, y otros ilustres pasados, reales y de ficción.